14 ago. 2011

Pandemónium

Sentado en la orilla de olvido se encuentra la paz
Misericordiosa razón de existir para el viejo hombre
Tallando en su mente la columna que sostenga su vida
Llora por las noches buscando su razón de ser
Una bruja se acerca asechando, en el gran círculo sin fin
Un poeta que escribe a su amor, un amor que jamás existió
Una melodía para el ciego esclavo sordo

“nos volveremos a ver cuando el cielo y el infierno se unan
Para formar un nuevo imperio”
Fantasmas asechando la conciencia del que intenta entender
Cada frase que sale de la boca sucia del pecador
El hombre sigue intentando encontrar la llave de la salvación
Creándolo con su imaginación.
Peleando con sus puños como un viejo sin vida.

En la orilla del lago del olvido
Se encuentra la vieja esperanza muriendo lentamente
Pero aun sigue perdurando la fe.
Sueños que jamás se romperán, que existirán al final.

La pregunta es:
Donde se fue dios ¿? Porque no regreso. Nos prometió
Ese hombre espera encontrar el verdadero amor.
Un cordero para alimentar su hambre
Cansado de persistir.

“escribo esta vieja carta, para que nadie se olvide de mi”
Sus palabras fueron escritas con sangre
Mientras se hundía en el pedestal que un ángel le dejo
Estrecha la mano a la virgen pidiendo perdón.

Perdón ¡por creer en el amor.
Por ser un soldado que lucho buscando la felicidad
Que nadie me pudo dar, mientras permanecí
En silencio, como una sombra que huye de la luz
Por no ser una mancha más en esta vieja ciudad

No hay comentarios:

Publicar un comentario