27 mar. 2012

Angello & Belila



Había una vez. Una joven niña llamada Belila. Vive corriendo por los campos que rodeaban su hogar. Sonriente alegre y vivaz. Un alma pura en vías de extinción, soñando con poder armar melodías con sus manos, con sus labios. Siempre vestida con alegría, con luz, con paz.
Joven princesa de cuentos de hadas que intenta encontrar un lugar donde encajar en este mundo de atrocidades y falsedad. La pregunta de  aquel hombre que la observa detrás de los arboles mientras la ve jugar con las mariposas en los pastizales. “ ¿qué es lo que esconde detrás de esos ojos?” deberán pasar 7 días y 7 noches para poder descubrir las marcas que esconde en su piel. Dibujos que llevara en su andar por esta vida, esta camino que a veces podrá ser oscuro y frio. Por otro lado, existe un hombre, un joven escondiéndose de la luz…. Detrás de las sombras de cada árbol que hay en el campo… viviendo en el bosque de noche iluminado solo por la luz de la luna y las estrellas, vive escribiendo cartas sin destinatario, sin dueño. Cartas que no llegaran a ningún destino, solo irán algún pozo olvidado en la esquina de lo que llaman la calle de la soledad. Las horas pasan, los segundos se desvanecen. Pero aquella mirada de la joven Belila siempre sigue presente.
Angello. El nombre de aquel escritor que vive en el bosque, alimentándose de viejas historias y cuentos que va recolectando por el camino. En su vida pasada había sido un ángel, que vendió sus alas para dárselas a una persona. Estuvo tirado en la calle de la ciudad viviendo bajo la lluvia, mojándose día y noche, pasando hambre y viendo la gente pasar como un perro vagabundo. Lo habían traicionado, lo habían dejado de lado y abandonado. La flor que fue cuidando desde muy chico se fue marchitando y se oscureció, la ave que siempre lo iba a visitar todas las noches en aquel rincón donde dormía, jamás volvió aparecer. Después de que volara alto muy alto y se perdiera entre las nubes de algodón. Así fue como se convirtió en un ángel sin alas y con el corazón frio…

Existen miles y miles de historias que aun no se llegaron a contar a escribir. Esta historia es una que apenas tiene un prorrogo ¿tendrá comienzo y desenlace?  Solo se que Belila sigue corriendo por el campo intentando atrapar una mariposa como si fuera aquel sueño que quiere alcanzar y aquel hombre sigue observándola con miedo y temor al acercarse, la ve como si fuera una caja de cristal. No sabe qué hacer y/o decir  solo sabe que el invierno se acerca y espera encontrar de una vez por todas aquella compañera que le ayude a recuperar esas alas perdidas… poder volver a volar y sentir que sus palabras podrán llegar a lo más alto y dispersarse por el mundo entero.  Los tambores sonaran junto a las campanas anunciando el comienzo, después de un final aterrador. Belila logro ver a angello detrás de los árboles y lo miro con asombro. El se acerco lentamente y estiro su mano pidiendo ayuda. Pero ella se acerco aun mas y le dio un abrazo… cubriendo así sus heridas causadas por su vida pasada…. Ambos sentados, arrodillados en un banco de la plaza, ubicada en algún lugar

Angello, confundido por la situación se aleja. No encuentra explicación a toda esta situación que acabo de vivir. Ahora callado en silencio intenta entender que fue lo que causo ese abrazo, esa mirada atreves del fuerte pastizal. Será la magia que lleva detrás de sus ojos.. o el poder que tiene Belila en cada abrazo… o simplemente la sonrisa angelical que tiene. Que lo hace recordar cuando el era un alma pura…… el tiempo pasara y las cosas se sabrán….


No hay comentarios:

Publicar un comentario